Infonueve.com

Cultura

Sábado 30 de julio de 2016

Edgardo Scott, otro escritor rebelde

El es destacado por muchos dentro de una nueva generación de escritores argentinos, por su escritura y por la creación del Grupo Alejandría, el primer ciclo de lecturas públicas de narrativa.


Edgardo Scott nació en Lanús en 1978, espacio y tiempo que marcan gran parte de su obra caracterizada por el fresco político, el retrato de las transformaciones de la sociedad argentina en las décadas del 80 y 90 y el Sur del conurbano como lugar preponderante.


Psicoanalista, escritor y músico –en ese orden e indisociables- Scott mantiene una opinión algo romántica sobre la literatura como profesión:


-Vivo gracias al psicoanálisis, no podría ni querría vivir de la literatura. Para vivir de la literatura hay que plantearlo como un trabajo, un intercambio, hacer ciertas concesiones, sostener una rutina. Todo lo que creo que no tiene que ver con el arte. La literatura es la magia y la magia no tiene nada que ver con el dinero.


Esa misma mirada romántica hace que le resulte absurdo o propio del marketing pensar un tipo de lector particular para dirigirse. Piensa que es necesaria una mediación dentro del autor para que un relato no sólo sea expresión o narcisismo.


Scott escribió tres novelas “No basta que mires, no basta que creas”, “Los refugios” y “El exceso” y planea publicar “Nombres propios”, un libro de relatos autobiográficos. Planea es una forma de decir para un escritor no vive de eso.


-Por un lado va la escritura y por otro la publicación, y uno tiene que intentar que la escritura le gane a la publicación. Completé “Nombres propios” en 2012 y sin embargo todavía no tengo ansiedad por publicarlo, quiero que tenga un sentido y un extra de sinceridad en ese momento.


“El exceso”, publicada en 2012, es una novela cuyo mensaje transciende una evaluación obvia sobre el menemismo.


-No quería hablar sólo de la época, sino del exceso. Uno de los tipos de novelas es el fresco político que trata de reflejar y criticar a una sociedad en una época. Esta novela es un fresco político, que describe el sur, mi Lanús de origen, sus personajes, sus formas en los noventa. Lo que la sociedad argentina quiso recomponer durante el alfonsinismo se descompuso en el gobierno de Menem con los excesos.


De su próximo libro autobiográfico destacan tres cuentos que ya han visto la luz, “Patios internos”, “Perímetro” y “77”. Scott define así el tema de lo autobiográfico en su próximo libro:


-La clave de lo autobiográfico está en delimitar una zona de la intimidad y expresarla con un tono sincero, confesional, intenso. A partir de eso ni siquiera importa si algo sucedió o no. La realidad es convencional y la literatura es lo anti-convencional.


En 77, la política y la historia vuelven como temáticas recurrentes en la obra de Scott. De la misma forma en que en algún panfleto político se coloca al “Pueblo” en mayúsculas como un actor independiente, Scott se refiere de la misma forma a “la Historia” en 77, donde escribe: “Mis padres eran apenas dos incautos, estaban demasiado acorralados por la vida como para ponderar la fuerza de la Historia.”


En Perímetro, su mirada psicológica analiza a los primeros pobladores de countries en los noventa: “Los vecinos del countrie son como los avaros, que siempre pueden ahorrar más. Son proclives a las precauciones, restricciones y prohibiciones, lo que les otorga menos alguna seguridad, que el irresponsable y aniñado placer de la obediencia.”


-Me gusta la política, y cuando hago esos frescos quiero retratar detalles de época. Por ejemplo, cuando yo era chico en la ruta no había peajes, después de los noventa eso cambió. Muchas cosas cambiaron, los noventa iniciaron una etapa que seguimos transitando.